El Alfa Romeo Tonale Concept es una auténtica obra de arte

La electrificación y los superdeportivos son los protagonistas del Salón de Ginebra de este año. Entre todos ellos destaca el Alfa Romeo Tonale, un “concept” que anticipa el futuro SUV compacto de la marca italiana.

  • ¿Cuáles son sus bazas?

Alfa Romeo Tonale: digno de su legado

Alfa Romeo es una de esas firmas que han hecho verdadera historia en el Mundo del Automóvil. Con más de un siglo a sus espaldas, la competición está escrita en su ADN. No en vano, ostenta en su palmarés con 4 victorias consecutivas de Las 24 Horas de Le Mans entre 1931 y 1934 y fue protagonista durante las dos primeras temporadas de la Fórmula 1, competición a la que acaba de regresar. Su marcada personalidad, no sólo en el apartado técnico sino en el diseño, es otra de sus inconfundibles señas.

En la actualidad, Alfa Romeo forma parte del Grupo FCA: “Fiat-Chrysler Automoviles”. Tras años de crisis, FCA decide en el 2015 “reflotar” la marca con un ambicioso proyecto de presentación de modelos a largo plazo. El Alfa Romeo Giulia, seguido del SUV Stelvio, son los abanderados del cambio. El Tonale es la confirmación de que la marca italiana se está tomando muy en serio este nuevo rumbo.

Puro ejercicio de diseño y personalidad

No hay objeción al respecto: El Alfa Romeo Tonale es “un Alfa”. Es indudable, a falta de las oportunas pruebas de conducción, que contiene la verdadera esencia de los Alfa Romeo más emblemáticos. El primer elemento identificador es la famosa parrilla triangular frontal; el segundo, los pilotos conformados por 3 grandes diodos o secciones, al estilo del Alfa Romeo Brera o del Alfa 159; y el tercero, la ausencia de nervaduras y formas en la carrocería. Parece que ésta ha sido construida en un solo bloque, al estilo del nuevo Mazda 3. Por tamaño, será equiparable a un Citröen C5 Aircross, Seat Ateca o Hyundai Tucson. Es decir, será el “hermano pequeño” del Stelvio.

Los pilotos delnteros y traseros combinan la elegancia y deportividad a la par que evocan a modelos pasados de la marca. La parrilla triangular no podía faltar.
El Tonale se inspira en los atípicos y personales trazos del Alfa Romeo Brera (2005)
La trasera del Tonale es realmente musculosa, con un grueso pilar C que integra las manetas de las puertas traseras, dotándole de cierto aire cupé. Las llantas “Trebol” es otra de sus señas características.
El interior, en versión prototipo, augura los trazos que acabará adoptando el modelo de producción. Encontramos un cuadro de instrumentos digital y el botón de arranque a la izquierda del volante.

Los Alfa Romeo siempre han sido coches con una marcada personalidad. El Tonale no es una excepción, para bien o para mal.

Lo más importante está en el interior

Como era de esperar, el Alfa Romeo Tonale será un híbrido enchufable. Es decir, podrá circular varias decenas de kilómetros en modo 100% eléctrico. Aspecto que conlleva ser merecedor de la ansiada Etiqueta “Cero Emisiones” de la DGT, ignorando las restricciones de circulación que puedan imponerse en las grades ciudades. Todavía se desconoce cuál sera el propulsor térmico que acompañará al sistema eléctrico. El motor 2.0 turbo de gasolina y 280cv –4 cilindros–se perfila como uno de los candidatos. No obstante, la comercialización del vehículo se prevé para finales de 2019 o principios del 2020, por lo que es probable que entren en escena otros motores.

Por otro lado, es bastante probable que este Alfa decida prescindir de mecánicas diésel. De lo que seguramente carecerá será de una caja de cambios manual. Será algo que lamentarán los conductores más puristas de la marca. Pero los tiempos cambian. Sea como fuere, es de esperar que las sensaciones al volante sean una auténtica prioridad para el Tonale.


El Alfa Romeo Tonale se perfila como un SUV deportivo; diferente al resto; perfecto para ciudad por sus contenidas dimensiones y mecánica híbrida; pero apto para poder disfrutar por una carretera de montaña con él. Aunque sea un SUV.

Presentación de Gerard Farré en el Salón de Ginebra

Daniel Amor

Daniel Amor

Soy un apasionado del mundo de la automoción desde que tengo uso de razón. Me gustan aquellas marcas que cuentan con personalidad y espíritu propio, y la "vieja escuela", es decir, los coches concebidos para disfrutar al volante. Siento admiración por los Citröen hidroneumáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.