Alpine A110, ¿Mejor que un Porsche Cayman?

Tras décadas de ausencia, el Alpine A110 regresa al mercado. Poco más de 1.100 kilos de peso, motor colocado en posición central con 252cv y un diseño que hace honor a su ya legendario antecesor son sus cartas de presentación. Sin duda, toda una rara avis.

  • ¿Merece la pena desembolsar los 60.000€ que cuesta?
  • ¿Cómo se posiciona frente a sus rivales?
  • ¿Es capaz de plantarle cara a todo un Porsche Cayman?

Futuro negro para los amantes de la conducción

Conviene admitirlo. La conducción en su estado más puro tiene los días contados. Los vehículos actuales cuentan cada vez con más automatismos y sensores. Radares de peatones, controles de velocidad, cajas automáticas e incluso primitivos sistemas de conducción autónoma relegan al conductor a casi un mero “espectador”.

Afortunadamente, todavía hay esperanza.

No obstante, todavía pueden encontrarse ciertos modelos específicamente creados para disfrutar al volante. El Mazda MX-5, Subaru BRZ y Toyota GT86 (que son el “mismo” coche), Fiat 124, Lotus Elise, Nissan 370ZAlfa Romeo 4C e incluso el Porsche Cayman, son los últimos representantes de esta forma de entender la automoción, a los que ahora se une el Alpine A110.

Se trata de vehículos totalmente pasionales donde las concesiones a la practicidad y el confort son testimoniales. Todos ellos presentan el mismo esquema: un peso reducido, tracción trasera y un chasis al servicio de las sensaciones. Son capaces de demostrar que para disfrutar no son necesarios 500 cv ni desembolsar tarifas de 6 cifras. El Mazda MX-5 y Fiat 124 ofrecen experiencias de súper-deportivo por poco más de 23.000€. Los Subaru y Toyota se van hasta los 32.000€, mientras que los elitistas Lotus, Alfa y Alpine sobrepasan los 60.000€.

Alpine A110: personalidad y pasión.

Alpine es una marca francesa nacida en 1955 vinculada desde sus inicios a Renault. Comienza desarrollando preparaciones deportivas tomando como base sus modelos y participando en múltiples competiciones (modelos A106 y A108).

A pesar de compartir componentes con Renault, los A106 y A108 contaban con personalidad propia. En la foto, un A106.

Su consolidación en el mercado viene de la mano del A110, antecesor espiritual de nuestro protagonista. Con poco más de 500 kilos de peso, y motorizaciones de entre 66 y 140 cv, ofrecía unas prestaciones excepcionales.

ÉCHALE UN OJO...  Kia Stinger GT: ¿mejor compra que un Audi o BMW?
El Alpine A110 es toda una leyenda al servicio de las emociones.

En 1995, la marca echa el cierre, siendo el A610 su último modelo producido… hasta ahora.

El A610 (1986-1991) montaba el motor V6 PRV del Renault 25, evolucionado para entregar 250 cv.

Alpine renace para triunfar.

En el 2012, Renault, propietaria de Alpine, se asocia con la británica Caterham para la producción de deportivos. Sin embargo, dos años más tarde Caterham abandona el proyecto. Renault retoma las riendas del desarrollo. El resultado, es el nuevo Alpine A110, sucesor espiritual del anterior A110.

 Ficha técnica:

  • Dimensiones: 4,18/1,80/1,25 (largo/ancho/alto).
  • Motor: 4 cilindros en línea, 1,8 litros, 252 cv a 6.000 vueltas y 320 Nm de par, en disposición central-trasera y sobrealimentado por turbo.
  • Cambio: Automático de doble embrague y 7 relaciones, firmado por Getrag.
  • Velocidad máxima: 250 km/h.
  • Aceleración 0/100 km/h: 4,5 seg.
  • Tracción: trasera.
  • Peso: 1.178 kg.
  • Coeficiente aerodinámico (Cx): 0,32.
  • Suspensión: paralelogramos deformables en ambos ejes.
  • Consumo medio homologado: 6,1 litros/100 km.
  • Maletero: 96 + 100 litros (delantero y trasero).
  • Precio: desde 60.000€ aprox.
Las características del A110 garantizan la diversión al volante.

El diseño del “renacido” A110 lanza un inequívoco guiño a su antecesor. No es casualidad, ya que además de ser considerado bello según gustos, Alpine pretende rescatar su prestigio del pasado que precisamente alcanzó con el mítico A110. El interior se rinde a las nuevas tecnologías, con un cuadro digital y la ya imprescindible pantalla en el centro del salpicadero. Los mandos son los imprescindibles, algo que delata su finalidad: disfrutar conduciéndolo.


En el interior, algunos componentes “heredados” de Renault le restan exclusividad, como el volante o la climatización.

El Alpine A110 frente a sus competidores.


Por planteamiento, el A110 es un rival directo de Alfa 4C. Los Cayman y 370Z presentan un planteamiento menos “radical”, lo que no significa que sean más rápidos o potentes. Los Mazda/Fiat124 y Subaru BRZ/Toyota GT86 cuentan con la misma “esencia” , pero por potencia y precio se encuentran un escalón por debajo.

Al igual que el Alpine, el 4C es una auténtico recital de sensaciones. Todo lo demás es secundario.

Así pues, la batalla se libra con los Alfa y Porsche. En este sentido, el Cayman ofrece más potencia, mejores acabados, más posibilidades de equipamiento y una configuración menos “agresiva”, con mayores concesiones al confort y la practicidad.

El Cayman es un deportivo de alto nivel… pero más burgués que sus oponentes.

La pregunta de oro: ¿Es mejor un Alpine A110 que un Porsche Cayman?

Sí y no. Últimamente, parece que los fabricantes compiten por ofrecer mayor potencia y prestaciones “brutas”. Ahora bien, esta premisa no es sinónimo de disfrutar, de conducir. En este sentido, tanto el Alpine como el Alfa son insuperables. Se prescinden de materiales acústicos y de otro elementos para reducir peso, los ajustes de la electrónica del motor ignoran por completo los consumos, los asientos (baquets) son durísimos, el maletero prácticamente testimonial y los pedales y mandos muestran un tacto tosco y duro.

ÉCHALE UN OJO...  Ford Fiesta ST: ¿3 cilindros son suficientes?

Por supuesto, el Porsche es un excelente deportivo, con un comportamiento en curva intachable (ayudado por la disposición boxer -cilindros opuestos- de su motor) y un comportamiento prácticamente perfecto. Todo ello aderezado por una calidad de construcción que roza el 10. Sin embargo, si buscamos una experiencia de conducción lo más pura posible, no es el mejor candidato. Máxime teniendo en cuenta que ahora todos los motores de Porsche son turboalimentados, diciendo adiós al celestial sonido del bloque atmosférico de 6 cilindros anterior.

En mi opinión, entre un Cayman y un A110 me iría a por un Cayman… por el hecho de que está disponible con caja de cambios manual, ya que el Alpine sólo puede ser automático. Para mí, una experiencia de conducción “completa” requiere, necesariamente, un pedal de embrague que pisar.

Nuestros protagonistas en vídeo.

Mazda MX-5 y Subaru BRZ, cortesía de Coches.net.

Alfa Romeo 4C, de mano de CSConde Motor:

Nissan 370Z, análisis de revistadelmotor.es

Alpine A110, por Car España.

… y el antiguo, Documentos del Motor.

Y vosotros, ¿Cuál os compraríais?

Si te gusta, ¡dale y comparte!

Daniel Amor

Daniel Amor

Soy un apasionado del mundo de la automoción desde que tengo uso de razón. Me gustan aquellas marcas que cuentan con personalidad y espíritu propio, y la "vieja escuela", es decir, los coches concebidos para disfrutar al volante. Siento admiración por los Citröen hidroneumáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.