Skoda Octavia. Coches honestos, capítulo I

Cuando estamos barajando la compra de un nuevo vehículo, a menudo, el apartado funcional y práctico quedan relegados a un segundo plano. En los últimos años, el diseño y la imagen de marca están cobrando cada vez mayor importancia. Tanto, que muchos compradores deciden su compra por “lo bonito” que sea el coche o según qué logo lleve en su frontal.

Esta es la principal razón por la que nace esta sección de “coches honestos”. Se trata de coches que, en mi opinión, tienen una buena relación producto/calidad/precio y, en definitiva, son una compra “racional”.

Uno de los mejores ejemplos lo representa el Skoda Octavia.

  • ¿Por qué es una compra 10?
  • ¿En qué marca realmente las diferencias?
  • ¿Estamos pagando –de verdad– lo que vale?

La transición de Skoda: de coches simples a poner contra las cuerdas a la mismísima Volkswagen.

El año 1991 supuso un antes y un después para Skoda, integrándose en el Grupo VAG (Volkswagen), lo que supone aunar el desarrollo de tecnología y compartir mecánicas y otros componentes. Deja atrás el planteamiento comunista y, con ella, modelos técnica y tecnológicamente desfasados respecto a los estándares alemanes o franceses.

Skoda 100 (1969). Los modelos de la etapa comunista eran coches a años luz de modelos de la Europa Occidental.

Durante estos 25 años, el cambio de Skoda ha sido extraordinario. En la actualidad, sus modelos poco o nada tienen que envidiar a los de Volkswagen, ni en calidad ni en posibilidades de equipamiento o motorizaciones (comparten las mismas TDI y TSI). Sin embargo, Volkswagen tarifica un 15% de media más sus modelos valiéndose de su imagen de marca. Esta es la principal razón por la que el Octavia es una compra excelente: un coche con motor y calidad Volkswagen, pero a precio competitivo.

El Polo y el Fabia son prácticamente el mismo coche.. Volkswagen tiene al “enemigo” en casa.

El Octavia: una polivalente berlina desde apenas 16.000€.

El Octavia es una berlina media rival del Volkswagen Jetta, Honda Civic Sedán, Hyundai i40, Toyota Avensis. Puede medirse dignamente con berlinas de segmento superior (aunque este lugar lo ocupe su hermano mayor, el Superb): Ford Mondeo, Mazda 6, Peugeot 508 o el Renault Talisman. Se vende desde apenas 16.000€ con motorizaciones gasolina, diésel y de GNC (Gas Natural) desde 115 hasta los 245 caballos del prestacional Skoda RS. Puedes configurarlo aquí.


Por unos 30.000€, podremos disfrutar de un Octavia RS con 230 cv, un maletero de 590 litros y cinco amplias plazas. ¿Alguien da más?

¿Qué le hace ser merecedor de la etiqueta de coche honesto?

  1. Acabados interiores y calidad general de construcción equiparable a la de Volkswagen, pero a un precio bastante menor. Por mucho que el comercial de  turno de Volkswagen se empeñe, las diferencias son mínimas, básicamente, porque muchas piezas y componentes son los mismos. Salvando distancias (diseño, suspensiones…), es un Volkswagen disfrazado con otra carrocería, pero a precio popular. Realmente, vale lo que cuesta y no estás pagando de más por una marca, un logo.
  2. El Octavia cuenta con un descomunal maletero de 590/610 litros (familiar y berlina), superando a berlinas de segmento superior e incluso de representación como un Audi A8 o Mercedes Clase S. Es enorme y de formas totalmente aprovechables. Perfecto para cargar de todo en vacaciones.
  3. Por si fuera poco, cuenta con una rueda de repuesto de tamaño normal bajo el piso del maletero. Nada de kit reparapinchazos o ruedas “de galleta”. Es algo totalmente inusual.
  4. Sus dimensiones exteriores son, en mi opinión, ideales (4,65 metros de longitud). Hace 20 años, una berlina estándar rondaba los 4,5 metros. Hoy en día, una berlina media como el Ford mondeo o el Opel Insignia rozan los 4,9 metros, sin por ello ofrecer mejor espacio ya que las marcas suelen supeditar la habitabilidad a un diseño coupe. Rozar los 5 metros se antoja exagerado a la hora de maniobrar en ciudad, aparcar en la calle o estacionar en nuestra plaza de garaje comunitaria.
  5. Skoda es conocida por su “Simply Clever“, soluciones enfocadas a la practicidad. Por ejemplo, disponer de una linterna recargable en el maletero; de una rasqueta para el hielo en la tapa del depósito; de una papelera portátil en el interior o de un hueco para guardar un paraguas en la puerta. Se trata de una “actitud”, un modo de concebir un coche, haciendo que prime la funcionalidad sobre el diseño.

Conclusiones:

Por todo ello, el Octavia es una excelente compra para todo aquel comprador que no haya sucumbido a los encantos de un SUV y busque una berlina amplia, de calidad, con estupendos motores TDI, TSI y TGI (Gas), y con una amplia gama donde hay una carrocería familiar y una versión “campera” (Octavia Scout). Y todo ello desde unos 16.000€, lo que cuestan muchos urbanos con motores de 90 cv. Bravo por Skoda. Aquí os dejo una pequeña review de mano de Gerard Farré, de Coches.net.

¡Feliz año 2018!

 

Daniel Amor

Daniel Amor

Soy un apasionado del mundo de la automoción desde que tengo uso de razón. Me gustan aquellas marcas que cuentan con personalidad y espíritu propio, y la "vieja escuela", es decir, los coches concebidos para disfrutar al volante. Siento admiración por los Citröen hidroneumáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.