Razones para comprar el Fiat Tipo ¿Merece la pena?

El segmento de los vehículos compactos es –de momento y por poco– el que registra mayores ventas en el mercado español.  La competencia es, por tanto, máxima. Fiat recupera la nomenclatura “Tipo” para  presentar su propio compacto, ante todo, versátil y funcional. A continuación, 5 razones para comprar un Fiat Tipo.

¿Qué es capaz de ofrecer el Tipo ante sus rivales?

Razón número 1: versatilidad.

El Fiat Tipo carece de cualquier pretensión “pasional”. Se trata de un coche planteado íntegramente para cubrir las necesidades diarias de desplazamiento. Por tanto, prima la funcionalidad por encima de cualquier otro aspecto subjetivo, como el diseño, la imagen de marca…  careciendo de cualquier elemento de equipamiento superfluo. Ofrece 3 carrocerías:

  • 5 puertas o hatchback, con dimensiones de: 4,36/1,79/1,49 –largo/ancho/alto– y 440 litros de maletero.
  • 4 puertas, tipo sedán, con medidas de: 4,53/1,79/1,49 y una capacidad de 520 litros para el equipaje.
  • Familiar –SW–, cuyas dimensiones son: 4,57/1,79/1,50 y unos destacables 550 litros de maletero.

La carrocería 5 puertas o compacto cuenta con uno de los maleteros más generosos de la categoría. El recién presentado Ford Focus ofrece 375 litros; un Seat León o Volkswagen Golf, 380; Tan sólo se le acerca el Peugeot 308, con 398 litros. Solo es superado por el Honda Civic, que puede alcanzar los 478 litros, aunque sus dimensiones son considerablemente mayores –4,51 metros de largo–.

La versión 5 puertas del Fiat Tipo ofrece uno de los mayores maleteros del segmento, suficiente para el equipaje de una familia de 3 o 4 miembros.
El Tipo es uno de los poquísimos compactos, junto con el Honda Civic y el Mazda 3, que ofrece una carrocería tipo berlina de 4 puertas, en claro retroceso por elauge de los SUV y crossover.
Por unos 18.000€, podemos hacernos con un familiar de 120 cv y diésel con nada menos que 550 litros de maletero.

Razón número 2: precio.

Sin duda, uno de las principales razones para comprar el Fiat Tipo. Ahora bien, el modelo no ha de ser considerado como “low cost”, como un Dacia Logan o Sandero, sino que su planteamiento se centra, como comentamos, en ser funcional, práctico, y eliminar lo superfluo e innecesario. Las tarifas arrancan en unos 15.000€ para un Tipo 5P gasolina de 95 cv. Pero en Coches.net se pueden encontrar auténticas gangas que parten de unos 10.000€. Precio de microurbano. Los precios de sus versiones más interesantes son:

  • Fiat Tipo 5P 1.4 gasolina de 95 cv y acabado Easy: 15.190€ –precio ofic:ial sin descuentos–.
  • Fiat Tipo carrocería sedán 4P 1.6 Multijet diésel de 120 cv y acabado Lounge: 18.900€.
  • Fiat Tipo familiar SW 1.4 Trubo gasolina de 120 cv y compatible con GLP –etiqueta ECO de la DGT–: 20.090€.

Sus rivales naturales: Ford Focus, Peugeot 308, Renault Megane, Opel Astra, Hyundai i30… parten de unos 17.000/18.000€, por lo que en este sentido el Tipo juega con ventaja. Tan sólo el Citröen C4 Cactus, con un posicionamiento similar al Tipo, se le acerca, partiendo de unos 15.950€ para la versión animada por el propulsor PureTech gasolina de 110 cv y acabado base.

Razón número 3: tiene versión GLP.

Este es otro de los principales argumentos de peso, máxime tras el anuncio de futuras restricciones a la circulación. Todavía no son muchos los modelos que cuentan con versiones de GLP o GNC –Gas Natural Comprimido–. Pero lo cierto es que dada la demonización del diésel, se están popularizando cada vez más.

El GLP –Gas Licuado de Petróleo– es una mezcla de butano y propano con un funcionamiento mecánico similar al de la gasolina. Sus ventajas son:

  • Cualquier vehículo impulsado con GLP obtiene automáticamente la etiqueta ECO de la DGT.
  • El precio del GLP es de unos 0,70 céntimos el kilo, la mitad que la gasolina de 95 octanos.
  • Los vehículos GLP pueden funcionan indistintamente con gasolina o GLP.
  • El GLP se dispensa en más de 600 estaciones de servicio españolas.

…mientras que entre sus inconvenientes tenemos que:

  • Los vehículos GLP son de media unos 1.500€ más caros que un gasolina equivalente.
  • El consumo de GLP es un 30% mayor que empleando gasolina.
  • Los depósitos de GLP reduce la capacidad del maletero o elimina el hueco destinado para la rueda de repuesto.
  • Conviene realizar un mantenimiento periódico de la seguridad del depósito
Cualquier coche impulsado por GLP obtiene automáticamente la etiqueta ECO de la DGT, con las ventajas que ello reporta.

Razón número 4: no equipar la última tecnología tiene sus ventajas.

En efecto, el Tipo no equipa los ultimísimos sistemas de realidad virtual; cuadros digitales; radares; o inteligencia artificial. El despliegue tecnológico de los modelos está experimentando una enorme evolución. El Mercedes Clase A, “rival” por dimensiones del Tipo, es una buena muestra de ello. Pero no equipar este equipamiento tiene sus ventajas:

  • Un precio de compra inferior, puesto que estas opciones de equipamiento suelen ser muy caras.
  • Olvidarse de eventuales problemas de funcionamiento o reparaciones, simplemente porque el Tipo no lo equipa.

La obsolescencia programada y las políticas de resistencia de los materiales juegan en contra. Si lo pensamos detenidamente, un sofisticado sistema de navegación del año 2014 de un modelo premium pudo haber resultado “revolucionario” en aquel entonces, pero probablemente a día de hoy, tan solo 4 años después, esté desfasado por gráficos y funcionamiento. La electrónica tiene la facultad de facilitar la vida y la conducción de los ocupantes de un vehículo, pero su durabilidad es corta y es fuente de innumerables quebraderos de cabeza.

En este sentido, el Tipo equipa lo mínimo imprescindible para cumplir con los estándares de seguridad y confort. En su versión tope de gama –Lounge– equipa y puede equipar elementos como:

  • Conectividad para smartphone a través de Apple Car Pay y Android Auto.
  • Sensores de aparcamiento.
  • Star&Stop.
  • Climatizador automático.
  • Navegador de 7″ opcional por 495€.
  • Posibilidad de montar faros de xenón por 700€.
  • Asientos delanteros calefactables por 230€.
  • Cámara de visión trasera.
El Tipo no puede equipar equipamiento de última hornada, como cuadros digitales, pero tiene lo imprescindible para el 90% de sus usuarios.

Razón número 5: relación calidad/precio excelente

El carácter “práctico” y económico del Tipo no implica que sea un coche mal hecho. Como es habitual, su interior está conformado por plásticos gomosos en la parte superior del salpicadero y más duros y menos vistosos en la parte inferior. Obviamente, sus materiales no están a la altura de un Audi A3, pero no distan mucho de los que encontramos en un Opel Astra, por ejemplo. Los ajustes no admiten demasiadas pegas y muestran un nivel correcto. Teniendo en cuenta su tarifa, la relación precio/producto es sobresaliente.

La calidad real del Tipo es buena en términos generales, y más aún teniendo en cuenta su precio.

El Fiat Tipo es un coche práctico y funcional donde la imagen de marca, lo suplefluo y las últimas tecnologías juegan en un segundo plano. Gustos y necesidades aparte, ofrece mucho por poco dinero, y por eso es merecedor de la etiqueta de “Coche Honesto”.

Daniel Amor

Daniel Amor

Soy un apasionado del mundo de la automoción desde que tengo uso de razón. Me gustan aquellas marcas que cuentan con personalidad y espíritu propio, y la "vieja escuela", es decir, los coches concebidos para disfrutar al volante. Siento admiración por los Citröen hidroneumáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.