Skoda Karoq vs Seat Ateca: el enemigo en casa

Tras el lanzamiento del Kodiaq, la marca checa completa su gama con el Skoda Karoq. Primo del Seat Ateca, el Karoq cuenta con el ADN Skoda: ser funcional y práctico por encima de todo.

  • ¿Cuáles son los principales argumentos de venta del Karoq?
  • ¿Es mejor –o peor– que un Seat Ateca?
  • ¿Se trata de una compra racional?

Skoda Karoq, el Seat checo

Las altas cifras de ventas de los SUV se consolidan en nuestro mercado. Las preferencias del consumidor han cambiado y ahora se demandan vehículo de “gran presencia” y, sobre todo, diseño. Por esta razón, todas las marcas cuentaN, al menos, con un SUV en su gama. Incluso marcas de máximo nivel como Aston Martin y Rolls-Royce se encuentran desarrollando su propio modelo. Tanto Seat como Skoda, ambas integrantes del gigante Grupo VAG, no son una excepción aunque, eso sí, no han sido pioneras. El Ateca lleva menos de dos años en el mercado, mientras que el Kodiaq, “hermano mayor” del Skoda Karoq, ha sido lanzado hace apenas un año. Ser pionero es un honor que recae sobre el Nissan Qashqai, lanzado en el año 2007 y que actualmente es el SUV más vendido en España, con más de 3.696 unidades (marzo de 2018).

Skoda Karoq VS Seat Ateca

Como viene siendo la tónica habitual entre (casi) todas los fabricantes, ambos modelos comparten motores, ciertos componentes y plataforma MQB-A del Grupo. Así pues, la distancia entre ejes es idéntica: 2,63 metros. Y mientras que el Ateca mide 4,36 metros, el checo detiene la cinta en los 4,38. Ese centímetro y medio de diferencia se explica por el diseño de los paragolpes.

Las similitudes entre ambos son más que evidentes, sobre todo observándolos lateralmente.

Por su parte, la gama de motores TSI gasolina y TDI diésel es la misma, si bien algunos motores sólo están disponibles en el Ateca y viceversa. El Karoq no ha visto su gama completada porque acaba de ser lanzado:

  • 1.0 TSI gasolina de 115 cv  –3 cilindros–.
  • 1.4 EcoTSI de 150 cv –4 cilindros, sólo para el Ateca–.
  • 1.5 TSI de 150 cv, también de 4 cilindros y de momento sólo disponible en el Karoq.
  • 2.0 EcoTSI de 190 cv, para el Ateca, aunque se espera que pronto lo monte el Skoda.
  • 1.6 TDI diésel de 4 cilindros y 115cv, disponible en ambos modelos.
  • 2.0 TDI de 150 y 190 cv, este último de momento no está disponible en el Karoq.

Entonces, ¿en qué se diferencian?

Lógicamente, el Ateca y el Karoq no son iguales, pues se nota el sello de cada marca. El diseño es más atrevido y deportivo en el Seat, –que sigue la estela de León–, y más conservador y convencional en checo. Las posibilidades de equipamiento son igualmente parejas, con algunas diferencias. El Seat puede montar cierto equipo tecnológico todavía no disponible en su rival, como las cámaras de visión 360º, mientras que el checo puede equipar el cuadro de instrumentos digital –que terminará llegando al Ateca–.

El cuadro de instrumentos digital se está democratizando, pero sigue sin estar disponbile en el Seat Ateca

Los acabados interiores son de buena factura, sobre todo por ajustes, de nivel muy similar en ambos modelos. Las tarifas son favorables al Skoda a igualdad de motor y acabado, en torno a entre 400 y 800€. Ambos se pueden asociar a la tracción integral, siempre con los motores más potentes. En condiciones normales, es el eje delantero el que tracciona, derivando el sistema par a las ruedas posteriores si detecta pérdidas de adherencia. No es, por tanto, un esquema de tracción total permanente ni hay bloqueos de diferencial, lo que denota las limitadas posibilidades off-road de ambos modelos, tan sólo aptos para caminos y trialeras en buen estado. Y eso suponiendo que equipen neumáticos mixtos, pues de serie montan gomas enfocadas al asfalto.


En el interior, encontramos calidades –reales– prácticamente idénticas por materiales y ajustes en ambos modelos.

Skoda Karoq: practicidad por bandera

El ADN de Skoda se palpa en cada rincón. El fabricante checo es conocido por ofrecer modelos con una habitabilidad y capacidad de maletero sorprendentes para su tamaño. No en vano, el espacio para las piernas de los pasajeros traseros de un Skoda Superb es superior al de berlinas de representación de la talla del Mercedes Clase S. Por su parte, el Skoda Octavia con una longitud de sólo 4,65 metros, cubica nada más y nada menos que 590 litros de capacidad. El Skoda Karoq sigue la misma senda, aunque no se diferencia de manera tan notable respecto a su competencia directa.

El “culpable” no es otro que la filosofía “Simply Clever“. Se trata de un conjunto de soluciones –tan sencillas como útiles– que tienen como objetivo facilitar la vida de los ocupantes. Por ejemplo, instalando un rascador de hielo en la tapa del combustible; una linterna con imán extraíble en el maletero; una papelera portátil en los huecos de las puertas; o paraguas integrados al más puro estilo británico. El Karoq, como buen turismo de corte familiar, va un paso más allá. Permite extraer literalmente del vehículo los 3 asientos posteriores (Sistema VarioFlex), y jugar con ellos según nuestras necesidades.

Skoda Karoq: conclusiones

Sin duda alguna, el Skoda Karoq es una de las opciones más equilibradas entre los SUV de su tamaño. Se posiciona como uno de los mejores por confort, habitabilidad y polivalencia. Los sistemas Simply Clever y VarioFlex marcan la diferencia, y el poder acceder a las reputadas mecánicas del Grupo VAG, pero a precios competitivos respecto a Seat y Volkswagen, estarán detrás de su éxito. El Seat Ateca es una opción igualmente excelente, ideal para aquellos que busquen una conducción y sensaciones más alegres. No obstante, la diferencia de precio a favor del checo y sus mayores aptitudes familiares le restarán ventas al modelo español.

El Skoda Karoq está especialmente indicado para aquellas familias donde prime la modularidad y el confort. El Seat Ateca, para aquellos conductores que busquen mayor espacio que el que ofrece un Seat León pero sin tener que renunciar al tacto de conducción de un compacto. Los dos son excelentes compras, y todo dependerá de nuestras preferencias.

A favor:

  • Confort y habitabilidad.
  • Precio competitivo.
  • Gama de motorizaciones, tanto diésel como gasolina.

En contra:

  • Diseño soso y muy tradicional.
  • No es un coche especialmente ágil y dinámico.
  • Imagen de marca para algunos consumidores, algo puede no favorecer su valor de reventa.

[content-egg module=Amazon template=list]

¿Buscas servidor/hosting para tu página web/blog/proyecto? ⇒ En Raiola Networks tienen lo que buscas, ¡y encima son de Lugo!

¿Necesitas imprimir cualquier cosa, desde una tarjeta de visita hasta una taza de café? Visita 360 imprimir y gana 3€ por tu primera compra.

 

 

Daniel Amor

Daniel Amor

Soy un apasionado del mundo de la automoción desde que tengo uso de razón. Me gustan aquellas marcas que cuentan con personalidad y espíritu propio, y la "vieja escuela", es decir, los coches concebidos para disfrutar al volante. Siento admiración por los Citröen hidroneumáticos.

2 comentarios en “Skoda Karoq vs Seat Ateca: el enemigo en casa”

  1. ¡Hola Daniel! Estoy en busca de mi siguiente coche ya que el mio esta bastante viejo y me había decidido por la marca Skoda. ¿Me podrías hacer alguna recomendación? La verdad que he estado mirando el karoq aquí: http://www.skodavalencia.com pero no se si para mi será mejor el kodaq. Quiero un coche grande para viajes y demás ¿tu como lo ves? y a parte, ¿mejor gasolina o diesel? ¡Mil gracias de antemano! 🙂

    1. Una berlina es siempre mejor opción que un SUV por precio, consumo, mantenimiento y dinamismo general, tema estético aparte. El Skoda Octavia es una apuesta segura, con un maletero enorme de 590 litros y un práctico portón, además de tener una tarifa de derribo en relación precio/producto. Incluso el Superb es una excelente opción, valiendo la pena su sobrecoste respecto al Octavia: si te cabe en el garaje y no circulas por calles muy angostas, ve a por él, sin dudarlo. Respecto al combustible, si haces trayectos cortos (el típico “para-arranca-para”) no elijas el diésel porque sus sistemas anticontaminación podrían sufrir averías al no coger temperatura el motor. Si no es el caso, ve a por el 2.0 TDI de 150 cv, ideal por prestaciones y consumo. En caso contrario, el 1.5 TSI gasolina de 150 cv es la opción lógica. Ambos tienen pegatina C de la DGT y tendrán idénticas restricciones de circuación en el futuro (si es que las tienen, dependiendo de donde vivas).

      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.