Citröen CX Break: prueba, test, interior, motor, exterior

El Citröen CX Break es un imponente familiar de casi 5 metros de largo que utiliza la plataforma del Citröen CX Prestige. En esta ocasión, me pongo a los mando de un ejemplar 25 D Réflex, de 75 cv. en su configuración de 8 plazas.

Citröen CX Break: personalidad por doquier

El Citröen CX (1974-1991), sucesor del Citröen DS (1955-1975), fue el último Citröen diseñado y desarrollado antes de que la marca fuera adquirida por Peugeot (1975), dando lugar al Grupo PSA, y que hoy en día está conformado, además, por DS y Opel.

Este hecho significa que el CX conservaría la esencia más pura de la marca: diseños originales y diferentes al resto; soluciones innovadoras y revolucionarias; y, como no, la célebre y ya extinta suspensión hidroneumática.

Desde sus orígenes, Citröen fue una marca con soluciones revolucionarias y una personalidad muy definida y diferente al resto

Por tanto, el Citröen CX Break, así como la versión berlina, presentan una personalidad muy marcada y un carisma prácticamente imposible de encontrar en la competencia. Los Citröen de entonces, como el DS -el famoso tiburón-; el irrepetible Citröen SM; el GS; el 2 CV y el Dyane 6; el Meharison coches diferentes a todo y a todo, que pueden encandilar o generar odio, pero que en todo caso representan la más pura esencia de la marca.

Citroen SM, Citroe GS, Citroen Mehari, Citroen AMI
De izda. a dcha. y de arriba a abajo: Citröen SM, Citröen AMI, Citröen GSA y Citröen Mehari. Automóviles revolucionarios y diferentes al resto.

Citröen a partir de los 80

Así las cosas, los modelos producidos a partir del nacimiento del Grupo PSA (1975) irían, paulatinamente, perdiendo ese halo de originalidad, vanguardia y carisma que caracteriza, como comento, a sus antecesores. El Citröen BX, el primero desarrollado en esta “nueva era”. Cierto es que preserva parte de la identidad, pero no es lo mismo. ídem situación ocurriría con el Citröen XM y, posteriormente (1993), con el Xantia, pero la tendencia ya era clara.

Con el paso de los años, los modelos de Citröen irían perdiendo parte de su imagen debido a su absorción por Peugeot; por el cambio en las preferencias del consumidor; y por la propia evolución y devenir del mercado, con cada vez una mayor oferta y con la consolidación de las marcas alemanas como referencias.

El punto de no retorno lo representan tanto el Citröen C6 (2005-2012), la última gran berlina de Citröen que intentó, con un estrepitoso fracaso comercial, recuperar parte de la gloria perdida; como el último Citröen C5 (2008-2017), que, además, sería el último Citröen en equipar la suspensión hidroneumática tras más de 62 años de producción desde que en 1955 la estrenara el Citröen DS, suponiendo, dicho sea de paso, una auténtica revolución en aquel entonces.

ÉCHALE UN OJO...  Citröen C5 Aircross: tu salón con ruedas
Citröen DS Tiburón
El Citröen DS, conocido popularmente como “tiburón”, supuso una auténtica revolución adoptando sistemas y tecnologías adelantadas varias décadas a su tiempo, con la suspensión hidroneumática como protagonista.

Citröen CX Break 25D Reflex

Nuestro protagonista fue matriculado en A Coruña en el año 1981. En ese momento, la oferta de vehículos para el automovilista español era infinitamente más reducida que en la actualidad. Y más aún lo era la de modelos capaces de albergar hasta 8 pasajeros en una carrocería de 5 metros de largo. Dimensiones “terrenales” en la actualidad, pero de auténtico gigante hace 40 años.

Citröen CX Break
El Citröen CX Break impone por su presencia voluminosa pero, a la vez, depurada y aerodinámica.

En efecto, este ejemplar es la versión de 8 plazas. Las ya de por sí escasas unidades de la variante Break respecto a la berlina, unidas a esta peculiaridad, hacen de nuestro protagonista un CX Break realmente especial.

Citröen CX Break 8 Plazas
Este ejemplar puede albergar hasta 8 adultos disponiendo de un maletero generoso con todas ellas ocupadas, ideal para familias numerosas.

Por otra parte, a lo largo de la dilatada vida comercial del Citröen CX -nada más que 17 años-, se sucedieron múltiples rediseños, configuraciones y cambios tanto en gama como motorizaciones.


En este caso, tenemos el salpicadero y cuadro de instrumentos de los primeros CX, esto es, contamos con el famoso cuadro de “lupas” y tambores giratorios; el original cenicero con forma de platillo volante… y múltiples detalles de la Fase I del modelo que lo hacen todavía más distinto, peculiar y personal si cabe.

Citroen CX Salpicadero Fase I y II
Aquí podemos ver la evolución del salpicadero del Citröen CX Fase II (1985-1989), foto superior; y de las primeras versiones, abajo, con el peculiar cuadro de lupas y tambores.

El CX Break en detalle

La originalidad del CX en general, y del este ejemplar en particular, rezuma por sus 4 costados.

Citröen CX Break 25D
El CX Break impone con su presencia, tanto por los 4,96 metros de largo de su carrocería como por su diseño diferencial, aerodinámico y la diferencia de anchura entre las vías delanteras y traseras.
Interior Citröen CX Break
Por dentro, el CX no se parece a ningún otro rival: todo es diferente y se pueden encontrar detalles únicos por cualquier rincón, comenzando por el volante monobrazo; la instrumentación con tambores; los “satélites” para los intermitentes y alumbrado…
Salpicadero e Interior Citroen CX
Por dentro, también destaca el cenicero con forma de “ovni”; los controles de la climatización entre los asientos; o la palanca de la suspensión, en este mismo emplazamiento.
Frontal Citröen CX Break
Todos los Citröen CX son más anchos delante que detrás, lo que aparte de conferirle una apariencia diferenciadora, hace que su conducción sea peculiar e, incluso, adictiva, gracias también a la suspensión hidroneumática marca de la casa.

Cuadro Citroen CX
La instrumentación de los primeros CX era de tipo tambor giratorio y lupa (como en el Citröen GS), muy original y que más adelante sería sustituida por un cuadro de agujas tradicional.
Satélites Citroen CX
Los Citröen CX, como el GSA, algunos BX y VISA, carecían de palancas para intermitentes y alumbrado, sino que en su lugar contaban con este tipo de pulsadores o “satélites”.

Motor

El motor de nuestro protagonista es un bloque diésel con denominación 25D que deja entrever su cilindrada. Un propulsor a la antigua usanza, robusto e incombustible.

  • Cilindrada y disposición: 2.500 cc. 4 cilindros en línea, situado transversalmente. 93 x 92 mm. (Diámetro x Carrera) e inclinado 30º hacia adelante. Cigüenal de 5 apoyos. Culata de aleación ligera y bloque de fundición.
  • Potencia y par: 75 cv. a 4.250 revoluciones y 15,3 mkg a 2.000 vueltas.
  • Velocidad máxima: 150 km/h.
  • Aceleración 0-1.000 m: 40,2 segundos.
  • Régimen máximo de giro: 4.700 rpm.
  • Relación de compresión: 22,25:1.
  • Refrigeración: mezcla por anticongelante, con circuito hermético, vaso de expansión, bomba y dos ventiladores eléctricos de mando termostático. Circuito de 12,3 litros de capacidad.
  • Alimentación: por bomba de inyección Roto Diésel, con filtro de aire seco.
  • Consumo medio mixto: 7,5 litros/100 km.
ÉCHALE UN OJO...  Seat 600 E: Interior, motor, exterior, historia

A pesar de lo que su cifra de potencia pueda sugerir, este motor mueve dignamente al CX en carreteras secundarias, incluso de pendiente pronunciada, por su buena respuesta en bajos y medios, tan característica de bloques diésel de cierta cilindrada, como es el caso de este 2.500.

Motor 2.500D Citroen CX
El motor 2.500D de 75 cv de esta unidad mueve con suficiente soltura los 1.450 kilos del coche. Llaman la atención las esferas verdes hidroneumáticas de la suspensión y la situación de la rueda de repuesto.
Motor Citroen CX
El motor se encuentra inclinado hacia adelante unos 30º, otra peculiaridad más.

Ficha técnica

  • Dimensiones: 4,922/1,750/1,465 m.-largo/ancho/alto.
  • Vías delanteras y traseras: 1,474 y 1,390 m. -delante/detrás.
  • Distancia entre ejes: 3,095 m.
  • Depósito de combustible: 68 litros.
  • Sistema eléctrico: Batería de 12V y 88 aH, con alternador de 1008W.
  • Transmisión: a las ruedas delanteras, con embrague monodisco en seco.
  • Caja de cambios: manual de 5 relaciones sincronizadas.
  • Desmultiplicaciones de las marchas:
    • 1ª: 3,166.
    • 2ª: 1,833.
    • 3ª: 1,250.
    • 4ª: 0,939.
    • 5ª: 0,733.
    • Marcha atrás: 3,153.
  • Dirección: de cremallera con asistencia, con 2,5 vueltas de volante y sistema DIRAVI de autocentrado automático, asistido por el sistema hidráulico.
  • Chasis-suspensión:  Carrocería autoportante con dos semibastidores. Suspensión delantera de ruedas independientes, con paralelogramos transversales y barra estabilizadora. Suspensión trasera de ruedas independientes con brazos tirados y barra estabilizadora. Sistema hidroneumático a las 4 ruedas, con altura constante y regulable manualmente en 4 posiciones.
  • Neumáticos: 185SR 14 ZXZ Tubeless -sin cámara- con presiones de 2,1 /2,2/2,4 bares delante, detrás y en reposo, respectivamente.
  • Peso en vacío: 1.450 kg.
  • Precio oficial (año 1980) -impuesto de lujo incluido-:1.254.370 pesetas.

La Suspensión Hidroneumática

El Citröen CX, al igual que el DS -el “Tiburón”- y el Citröen SM, equipa la irrepetible suspensión hidroneumática de la Casa. En este esquema de suspensión, no existen ni los muelles ni los amortiguadores, sino que en su lugar se equipan un conjunto de esferas con nitrógeno y líquido hidráulico en su interior separado por una o varias membranas y que hacen la función de elemento elástico.

Esferas Citröen CX
Estas esferas son las encargadas de proporcionar un confort supremo

Su principal virtud es ofrecer una capacidad de absorción de las irregularidades sencillamente sublime, derivando en una comodidad y confort de marcha espectaculares. Pero, además, la capacidad de adherencia y estabilidad son sobresalientes. No en vano, cualquier Citröen hidroneumático puede circular a 3 ruedas, ya que el sistema “fuerza” a las mismas a pegarse al suelo en todo momento.

ÉCHALE UN OJO...  Citröen BX Sport, revisión rápida.
Bomba suspensión Citroen CX
A la derecha del motor podemos apreciar la bomba del circuito hidráulico, que “da vida” a la suspensión, a los frenos y a la dirección, común a estos 3 sistemas.

Pero ahí no se acaban las bondades. Esta suspensión es autonivelante, es decir, mantiene la distancia libre al suelo constante con independencia de la carga que transportemos. Y, por si fuera poco, a través de una palanca situada en el interior podemos regular la altura de la carrocería manualmente en varias posiciones distintas, muy útil para superar obstáculos, rampas, realizar tareas de carga/descarga o para facilitar el acceso a una persona mayor, por ejemplo.

Suspensión Citröen CX
Aquí podemos apreciar la altura mínima (-1) de la suspensión (fotografía superior); y la máxima (+2), con una altura libre al suelo de unos 24 cms.

El Citröen CX Break en Vídeo

En este vídeo podéis ver a este precioso ejemplar en detalle, en el que doy un repaso al interior y a todas sus peculiaridades; al motor; y en el que ponemos a prueba su suspensión y una impresión en general en carretera del coche.

Y no olvides suscribirte al Canal de Análisis Motor para próximos vídeos.

Conclusión

El Citröen CX Break es uno de los Citröen más originales de todos los tiempos, por todas sus particularidades del interior -cuadro de lupa, satélites para los mandos, cenicero, volante monobrazo…-; por su imponente carrocería exterior, muy aerodinámica y con mayor anchura en el tren delantero que en el trasero; y por su polivalencia gracias a las 8 plazas y a la célebre suspensión hidroneumática con la que podemos salir al campo y sortear un buen número de obstáculos.

Si te gusta, ¡dale y comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *